Blog de Juntos: Blog de Juntos

Protección del patrimonio en el matrimonio

Artículo 8.439 veces visto

hace 7 años
Por Ernesto Blanco

¡Nota importante!

esta entrada se publicó hace más de dos años, por lo que es posible que la información de la que habla ya no sea aplicable, o que las descargas a las que hace mención ya no estén disponibles. En ese caso, puedes contactarnos a través de nuestro correo electrónico, y trataremos en la medida de lo posible facilitarte la información.

I.- Planificación jurídica para proteger el patrimonio en el matrimonio.

A).- Frente a terceros.

La idea fundamental es proteger el patrimonio a futuro frente a terceros (Bancos, Hipotecarias, Prestamistas particulares, etc.), por deudas que se adquieran; aquí podemos hablar de la constitución de Patrimonio Familiar, lo que nos dará la seguridad de mantener un techo para nuestra familia. Recordemos que un bien constituido como Patrimonio Familiar es ajeno a embargos. El Patrimonio Familiar alcanza a cubrir un bien de hasta $1'300,000.00 pesos.

¿En qué momento se puede constituir el Patrimonio Familiar? En cualquier momento, siempre que exista una familia.

Otra forma de proteger nuestro patrimonio y que es válido, es la cesión de derechos de propiedad a favor de nuestros hijos. Nuestros hijos, difícilmente se endeudarán, es una gran garantía que tenemos.

Una pregunta frecuente que se hace es: ¿Si mi esposo se endeuda, pueden embargar mí 50% de los bienes que me corresponden de la sociedad conyugal? La respuesta es no, sólo alcanza para embargar los derechos del esposo. No obstante, es muy común ver que la casa familiar es embargada en lo que corresponde al esposo, lo que no deja de ser un problema, ya que la casa en su momento será puesta en remate, lo que originará partirla por mitad.
Desde luego, estas recomendaciones son preventivas para la protección patrimonial, no reactivas a la deuda.

B).- En caso de divorcio.

Sin duda hablar del divorcio es hablar de una crisis familiar seria; implica la desunión del matrimonio, la desconfiguración de la familia toda. Y es aún más difícil si existen bienes, no hablemos de la existencia de hijos, porque se vuelve un asunto desgarrante. En este caso hablaremos sólo de los bienes, qué pasa con ellos en el divorcio y cómo hacer para no destruir el patrimonio de la familia.

En un matrimonio en conflicto, con vistas a un divorcio voluntario, y aplica también el necesario, siempre será aconsejable para ambos consortes que vean por sus hijos; en esa tesitura, los consortes, para no entrar en un conflicto sobre los bienes, pueden fácilmente ceder sus derechos de propiedad a favor de sus hijos, ya de forma total o quizás reservándose el dominio o el usufructo. Una gran parte de los casos de divorcio con mucha pugna por los bienes, tienden a relajarse un poco más sabiendo de esta salida, pues se da algo así como: «Ni tu ni yo, sino para los niños».

En el caso de matrimonios sin hijos, pero con bienes, el caso no amerita para más, la Ley lo dice todo.

Una pregunta que siempre escucho, es: En caso de divorcio, ¿puede mi esposo quitarme los bienes a que tengo derecho y que me corresponden en sociedad conyugal? La respuesta es no. La liquidación de la sociedad conyugal, es decir, la división de bienes, se hará conforme a lo que señalen las Capitulaciones matrimoniales y en su defecto, será conforme a la Ley Civil que nos rige.

Por ello, siempre es aconsejable, aún casados o antes del matrimonio, establecer las Capitulaciones Matrimoniales, para en caso de conflicto futuro, estar seguros de a qué tenemos derecho, que es nuestro o no, si se da el divorcio.

Una nota importante: En el régimen de sociedad conyugal, señala la Ley con claridad, que los bienes adquiridos antes del matrimonio, el importe de la venta de los bienes propios, los adquiridos por herencia, donación o por cualquier otro título gratuito, los adquiridos por virtud de la suerte (lotería), los productos y los que se obtengan por su reinversión, NO formarán parte de la sociedad conyugal, salvo que expresamente se pacte lo contrario en las capitulaciones matrimoniales. (Es una nota para bromear; «para que luego no se anden peleando por cosas a las que no tienen derecho, o pónganse aguzados y hagan sus capitulaciones matrimoniales, por si acaso se gana su esposo o esposa la lotería o se saca la casa del TEC».

C).- En caso de muerte.

La esposa (o) tiene derecho a heredar de su par, sin discusión el derecho de los hijos. Pero porqué llegar a que un Juez nos tenga que decir quién tiene derecho y a cuánto tienes derecho; porqué mejor no hacemos en vida nuestra voluntad, hagamos el testamento, donde libremente digamos quién es nuestro heredero, dejemos en nuestro legado qué y cuánto es para quién o cual. La verdad, por $1,500.00 pesos, que cuesta un testamento, podemos dejar tranquilidad y menos o nada de conflictos legales a nuestra familia.

Una pregunta frecuente, es: ¿Un cónyuge puede nombrar en testamento al otro cónyuge como heredero? La respuesta es sí. Mutuamente pueden nombrarse herederos testamentarios, y claro, nombrar a sus hijos, si los hay.

II.- Previsión legal respecto a los bienes, para los solteros próximos a casarse.

Los novios también deben preveer su destino patrimonial, incluso, salvaguardar su patrimonio ya existente o compartirlo de cierta y adecuada manera en su futuro matrimonio, sin riesgo alguno; ¿cómo hacerlo? Volteemos a ver la Ley, en ella se contempla el deber de establecer Capitulaciones Matrimoniales, qué es esto?, un claro acuerdo de cómo se va a desarrollar el Régimen que se establezca en su matrimonio, ya sea Sociedad Conyugal o Separación de Bienes, es en esas capitulaciones matrimoniales donde se acordará por los futuros esposos, cómo se aplicarán los bienes, tanto los que se lleguen a adquirir como los que ya existen adquiridos como solteros; y en caso de conflicto futuro (divorcio), quién se queda con qué y con cuánto.

Preguntas:

Qué son las capitulaciones matrimoniales? son los pactos que los esposos o novios celebran para constituir la sociedad conyugal o la separación de bienes y reglamentar la administración de éstos en uno y en otro caso.

¿En qué momento se hacen las capitulaciones matrimoniales?

Antes del matrimonio o en el matrimonio.

¿Ante quién se elaboran las capitulaciones matrimoniales? Ante un Notario Público.

Tipos de regímenes matrimoniales que establece la Ley:

Sociedad Conyugal y Separación de bienes.

Una pregunta común es: ¿Cuál es el mejor régimen para casarme?

Ninguno es malo, ambos son establecidos por la Ley. Todo depende de un buen pacto previo en las Capitulaciones Matrimoniales. Y esto es lo más aconsejable.

¿En qué régimen de matrimonio deben hacerse las capitulaciones matrimoniales? Opera en ambos Regímenes.

¿En qué momento se establece el régimen matrimonial? Antes del matrimonio a través de las capitulaciones matrimoniales y reflejado en el acta de matrimonio, así como ya en el matrimonio consumado, a través de un cambio que declare una Autoridad Judicial.

III.- Los derechos en el concubinato, respecto a los bienes.

Desde luego, que el ideal que establece la Ley es una unión matrimonial, no obstante, la misma legislación reconoce al Concubinato, la unión libre, llamada, pero es aquella reconocida legalmente la que se integra entre hombre y mujer solteros, no uno soltero y uno casado o ambos casados con terceros, eso simplemente se llama adulterio. Como la Ley reconoce la figura del concubinato, concede ciertos derechos a estas parejas entre sí, como el derecho a heredar entre sí, alimentos en determinados casos, para la concubina.

A).- Derecho sobre los bienes en el concubinato.

En esta relación no aplican los regímenes matrimoniales, obvio, no es un matrimonio; por tanto, los bienes que adquiera el concubino o la concubina, durante el concubinato, le pertenecen exclusivamente a la persona, sin que tenga que repartir en caso de separación. En caso de adquisiciones por ambos, estaremos hablando de una copropiedad, no de una sociedad conyugal respecto al bien.

B).- Los derechos a heredar.

Ya lo dijimos, sí existe el derecho a heredar de ambos sobre los bienes de su pareja; pero aquí insistimos, porqué dejar que en Juicio un Juez decida sobre los derechos del concubino o concubina fallecido, si pudimos hacer un testamento y dejar en claro quién será el heredero y sobre qué bienes. Recordemos que como no existen derechos preferentes, como es el caso de la esposa o esposo, en caso de muerte, como son hijos solteros los concubinos, los padres de éstos también tienen derecho a heredar, así que ya nos imaginaremos el conflicto legal que se ha de dar en la lucha por los bienes de la herencia del concubino difunto.

REFLEXION FINAL:

La ley nos otorga derechos y nos impone obligaciones; la ley es también un antecedente de la vida social, a través del tiempo, la sociedad ha recogido situaciones de vida que encuadra en figuras jurídicas dentro de los estatutos legales, que se convierten en hipótesis, lo que puede pasar, digamos. Nuestro Código Civil vigente, recoge figuras jurídicas desde el tiempo de los romanos, preceptos del Código Napoleónico, así que es antiguo, tiene mucha experiencia, podríamos decir; hagamos caso de lo que nos dice, nos ofrece un buen número de herramientas que nos ayudan a preservar nuestro patrimonio en tal o cual situación, como el caso del Testamento, la constitución del Patrimonio Familiar, las cesiones de derechos, donaciones, capitulaciones matrimoniales, etc. Utilicémoslas, seamos previsores, modernos, ello nos llevará consiguientemente a una paz, a la paz de nuestro hogar, de nuestros hijos.

Comentarios deshabilitados

Se han deshabilitado los comentarios para esta entrada.

Trackbacks deshabilitados

Se han deshabilitado los trackbacks para esta entrada.