Los Pilares de la Tierra

«Los chiquillos llegaron temprano para el ahorcamiento. Todavía estaba oscuro cuando los tres o cuatro primeros se escurrieron con cautela de las covachuelas, sigilosos como gatos, con sus botas de fieltro. El pequeño pueblo aparecía cubierto por una ligera capa de nieve reciente como si le hubiesen dado una nueva mano de pintura y sus huellas fueron las primeras en macular su perfecta superficie. Se encaminaron a través de las arracimadas chozas de madera y a lo largo de las calles de barro helado hasta la silenciosa plaza del mercado donde la horca permanecía a la espera.»

Uso de cookies

En Blog de Juntos utilizamos cookies para que tengas una mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando sin cambiar tu configuración del navegador, estás dando tu consentimiento para la instalación y utilización de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pulsa el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Sitio web desarrollado y mantenido por Blog de Juntos. Todos los Derechos Reservados.