Los de abajo (Libro)

—Te digo que no es un animal… Oye cómo ladra el Palomo… Debe ser algún cristiano…
La mujer fijaba sus pupilas en la oscuridad de la sierra.
— ¿Y que fueran siendo federales? —repuso un hom¬bre que, en cuclillas, yantaba en un rincón, una cazue¬la en la diestra y tres tortillas en taco en la otra mano.
La mujer no le contestó; sus sentidos estaban puestos fuera de la casuca.
Se oyó un ruido de pesuñas en el pedregal cercano, y el Palomo ladró con más rabia.
— Sería bueno que por sí o por no te escondieras, Demetrio.
El hombre, sin alterarse, acabó de comer; se acercó un cántaro y, levantándolo a dos manos, bebió agua a borbotones. Luego se puso en pie.
— Tu rifle está debajo del petate —pronunció ella en voz muy baja.
El cuartito se alumbraba por una mecha de sebo. En un rincón descansaban un yugo, un arado, un otate y otros aperos de labranza. Del techo pendían cuerdas sosteniendo un viejo molde de adobes, que servía de cama, y sobre mantas y desteñidas hilachas dormía un niño. Demetrio ciñó la cartuchera a su cintura y levantó el fusil. Alto, robusto, de faz bermeja, sin pelo de barba, vestía camisa y calzón de manta, ancho sombrero de soyate y guaraches.
Salió paso a paso, desapareciendo en la oscuridad impenetrable de la noche.
El Palomo, enfurecido, había saltado la cerca del co¬rral. De pronto se oyó un disparo, el perro lanzó un gemido sordo y no ladró más.
Unos hombres a caballo llegaron vociferando y maldiciendo. Dos se apearon y otro quedó cuidando las bestias.
—¡Mujeres…, algo de cenar!… Blanquillos, leche, fri¬joles, lo que tengan, que venimos muertos de hambre.
— ¡Maldita sierra! ¡Sólo el diablo no se perdería!
— Se perdería, mi sargento, si viniera de borracho como tú…
Uno llevaba galones en los hombros, el otro cintas rojas en las mangas.

Una vacante imprevista, de J. K. Rowling

Con su plaza adoquinada y su antiquísima abadía, Pagford parece un típico pueblecito inglés, un lugar idílico en el que la vida transcurre con plácida tranquilidad. Sin embargo, sus habitantes están inmersos en una realidad muy diferente. Tras la conmoción causada por la súbita muerte de Barry Fairbrother,
se desencadena una auténtica batalla en sordina por ocupar la vacante dejada por Barry en el concejo parroquial, donde se dirime el destino de una urbanización
de dudosa legalidad.

La Reina Del sur – Arturo Pérez Reverte

Teresa Mendoza, una mejicana sin más pretensiones en esta vida que la de ser compañera de uno de tantos personajes relacionados con el salvaje mundo del narcotráfico, sabiéndose parcialmente protegida y amparada bajo el manto de la persona con la que se acuesta y que le paga sus vicios, pasa de ser mera espectadora ocasional en ese mundo a ser un engranaje más de dicho universo maléfico. Avatares de la vida, circunstancias unas veces favorables y otras adversas, harán que sus vivencias la conviertan en una leyenda. Una leyenda conocida como La Reina Del Sur. El mundo de la droga, de los sicarios, de las transacciones de dinero negro, de los negocios sucios, donde ser traficante o camello, asesino o asesinado es sólo cuestión de suerte, de hora, de lugar o de compañía con la que uno esté, es lo que nos encontramos en esta maravillosa obra. Al adentrarnos en la novela nos vemos inmersos en un mundo que nos envuelve y del que sin pensarlo entramos a formar parte como auténticos protagonistas o figurantes indispensables. Nos hace vivir aventuras, nos hace sentir emociones, sufrimos, odiamos y amamos como los personajes que se recrean en sus páginas. También es loable destacar que consigue que el lector se identifique tanto con los protagonistas que, incluso, se siente inclinado a tomar parte por ellos. Aunque ellos (ella, en esta ocasión), esté del lado de la Ley opuesto al habitual.

Uso de cookies

En Blog de Juntos utilizamos cookies para que tengas una mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando sin cambiar tu configuración del navegador, estás dando tu consentimiento para la instalación y utilización de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pulsa el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Sitio web desarrollado y mantenido por Blog de Juntos. Todos los Derechos Reservados.